Titular noticias
Internacional

Oxfam alerta de que las fuertes lluvias en Centroamérica ponen en riesgo la alimentación de más de un millón y medio de personas

Martes 22 Noviembre 2011

Las tormentas han provocado pérdidas en la agricultura de más de 134 millones de dólares en El Salvador y de más de 38 en Guatemala
La ONG aboga por políticas de financiación para la adaptación al cambio climático como una de la soluciones a largo plazo dada la vulnerabilidad de la región ante los fenómenos del clima.


Oxfam –Intermón Oxfam en España- ha alertado del impacto negativo que las intensas lluvias caídas en América Central han tenido en la seguridad alimentaria de más de 1.600.000* personas gravemente afectadas en Guatemala El Salvador, México, Nicaragua y Honduras. De éstas, 105 han fallecido. “Un año más se comprueba que la región centroamericana es especialmente vulnerable a los fenómenos extremos derivados del cambio climático, como la depresión 12-E, y a las repercusiones que éstos tienen en el acceso a los alimentos básicos de las poblaciones más vulnerables, especialmente de las mujeres y los niños”, afirma el responsable de incidencia política sobre Cambio Climático de Oxfam para América Latina y Caribe, Antonio Hill.

En El Salvador las tormentas han afectado a entre un 30 y un 40% de la producción de maíz y un 75% en el caso de los cultivos de fríjol. La depresión ha provocado pérdidas en la agricultura de 134.535.890 de dólares. Del mismo modo, en Guatemala, las pérdidas en agricultura suman más de 38 millones dólares, según los datos recopilados por los equipos de Oxfam en las zonas afectadas. Muchas familias de las comunidades más afectadas han empezado a racionar la cantidad de los alimentos y a reducir el número de comidas, además están comprando maíz de menor calidad por la falta de recursos.

En México, tan sólo en el estado de Tabasco, se han reportado pérdidas en más de 300.000 hectáreas de maíz, pastizales, plátano, hortalizas y frutales que afectan a unos 29.000 productores. Según la evaluación rápida realizada por el Gobierno nicaragüense y Naciones Unidas los daños al sector agrícola en los territorios evaluados, fueron significativos debido a la pérdida del 20%  del área sembrada de frijol, y  del 12% en el cultivo del maíz. Según lo observado por el personal de Oxfam, en algunas comunidades de las zonas bajas de los municipios mayormente afectados las pérdidas de los cultivos de granos básicos fueron totales. Por último, en Honduras, 44.670 han sido las hectáreas de cosechas dañadas registradas hasta el momento.

“Debido a estos daños esperamos que en las próximas semanas el precio de los alimentos básicos ascienda nuevamente repercutiendo en la seguridad alimentaria de estas comunidades de pequeños campesinos y mujeres productoras, comunidades ya de por sí desfavorecidas desde hace años por causas estructurales”, señala Hill.

Las lluvias han provocado serios daños en instalaciones de agua y saneamiento provocando la carencia de agua potable e incrementando el riesgo de enfermedades como diarreas agudas y dengue. Por ello, Oxfam insta a los gobiernos de la región a que, con el apoyo de la comunidad internacional, pongan las medidas necesarias para atender las necesidades básicas de la población damnificada: alimentos básicos, agua y saneamiento. Especialmente las de las mujeres y niños.



Soluciones a largo plazo

Los fenómenos meteorológicos extremos derivados del cambio climático –olas de calor, sequías, lluvias intensas e inundaciones, entre otros- aumentarán en frecuencia y severidad en los próximos años afectando a cosechas y cultivos, y en consecuencia a la seguridad alimentaria de las poblaciones más vulnerables si no se toman también medidas a largo plazo, según la ONG.

“Es imprescindible que los gobiernos de Centroamérica y la comunidad internacional tomen las medidas necesarias para reducir la vulnerabilidad ante el cambio climático. Para ello es necesario que se realicen inversiones en adaptación al clima y  se orienten las políticas de reducción de riesgos existentes hacia las recomendaciones técnicas de Naciones Unidas y la sociedad civil centroamericana, con el fin de que la reconstrucción de las zonas afectadas tenga en cuenta la sucesión constante de este tipo de fenómenos meteorológicos”, asegura Antonio Hill de Oxfam.


Además, la ONG mantiene que las autoridades gubernamentales deben asegurar el acceso de los pequeños campesinos y las mujeres productoras a los recursos naturales, a la tecnología y a los mercados en condiciones justas, así como promover una agricultura sostenible e inclusiva que prevenga la falta de acceso a los alimentos que provocan los fenómenos naturales derivados del cambio climático.

En este sentido, Oxfam aplaude la iniciativa de los gobiernos que forman parte del Sistema de Integración Centroamericana (SICA) de rubricar la Declaración de Comalapa. Entre los objetivos de ésta se encuentra el de conformar un Grupo Consultivo para la Reconstrucción de los países de la región afectados por la depresión tropical 12 – E, llevando a cabo iniciativas concretas, a nivel nacional y regional, para reducir la vulnerabilidad ante el cambio climático, y ejerciendo políticas de adaptación al mismo. “Este grupo debería también apoyar a los países a la hora de establecer nuevas fuentes de financiación para la adaptación al cambio climático como, por ejemplo, contribuciones justas de los países ricos, un impuesto a las transacciones financieras y otro al transporte marítimo”, dice el portavoz de Oxfam.

A la vez, la ONG apoya la propuesta planteada en la Declaración de Comalapa de que tanto los gobiernos como la cooperación internacional promuevan un cambio en los esquemas de desarrollo con medidas estructurales que incorporen la gestión integral del riesgo.  


Respuesta de Oxfam

Oxfam está actuando en las zonas más afectadas llevando a cabo distribución de agua potable, rehabilitación de sistemas de agua y saneamiento y montaje de sistemas provisionales, distribuyendo kits de higiene y llevando a cabo actividades de sensibilización en higiene y buenas prácticas así como trabajos de limpieza. Además, en ciertas zonas está facilitando la siembra de granos básicos y contribuyendo en la producción en áreas de cultivos domésticos. Hasta el momento Oxfam está atendiendo las necesidades de más de 46.000 beneficiarios. Además, la organización planea ampliar su respuesta humanitaria en las próximas semanas para poder llegar a más población vulnerable.

A largo plazo, está llevando a cabo en la región de Centroamérica y Caribe proyectos de reducción del riesgo de desastres desde donde trabaja en la gestión adecuada del medio ambiente y el entorno, así como en el desarrollo de sistemas de alerta y mitigación capaces de dar una respuesta adecuada antes y después de una emergencia humanitaria. Entre otros aspectos a destacar de este trabajo se encuentran la organización comunitaria y su articulación  con los sistemas nacionales de protección civil, el establecimiento de los sistemas de alerta temprana y la identificación de rutas de evacuación.

Por otro lado, Oxfam está inmersa en la campaña CRECE desde donde se trabaja con pequeños agricultores y mujeres productoras ofreciendo técnicas y herramientas para mejorar los cultivos y la producción, así como facilitando el acceso de éstos a los mercados en condiciones justas. Además, desarrolla programas en favor de la agricultura sostenible, como los enfocados en mejorar el almacenamiento de cosechas, y trabajamos con comunidades de agricultoras para lograr un acceso equitativo a la tierra, entre otos muchos proyectos.  

La magnitud del desastre no se ha proyectado a nivel internacional. Por esta razón, la respuesta a los llamamientos de ayuda de emergencia de los Estados y de Naciones Unidas, ha sido sumamente débil.  Oxfam hace un llamamiento a la comunidad internacional para responder al derecho de la población afectada a recibir asistencia oportuna, así como a la necesidad planteada por los países afectados de financiamiento para la reconstrucción.



* El número de afectados en Honduras es de unas 150.000, en Guatemala más de 633.000, Nicaragua supera los 133.000, en El Salvador se han registrado al menos 300.000 y en México la cifra es de más de 390.000 personas afectadas.



Más información:

Material gráfico de las zonas afectadas en  El Salvador en:
http://www.4shared.com/folder/tU9UucFJ/Emergencia_ELS.html


Declaración de Comapala firmada por los integrantes del SICA en:
   http://www.4shared.com/folder/kduok02a/SICA.html



Si quieres realizar un donativo para la respuesta a esta emergencia puede hacerlo a través de www.intermonoxfam.org, llamando al 902 330 331 y en las siguientes cuentas bancarias:

LA CAIXA           2100 0765 80 0200210940                    ES2121000765800200210940



BSCH               0049 1806 91 2111867533                      ES58004918069121118675
33



Contacto para medios de comunicación: 
Intermón Oxfam
Maria Herranz Gete 91 204 67 20 / 615359401
mherranz@intermonoxfam.org

 

Maria Herranz Gete
Últimas noticias